Ningún trabajador sin convenio

maig 13, 2013 in opinió

carneroDesgraciadamente, esta extraña palabra comenzará a sonar con mucha fuerza durante las próximas semanas. Detrás se esconde una de las más graves consecuencias de la reforma laboral que el PP impuso teóricamente para crear empleo y que más de un año después se ha comprobado que tan sólo ha servido para enviar miles de trabajadores y trabajadoras en la desesperación de las listas del paro.

El término ultraactividad significa, a las claras, que cuando un convenio agota su período de vigencia, se continúa aplicando hasta que no se acuerde otro convenio que lo sustituya. Esto es precisamente lo que se ha cargado la reforma laboral del Gobierno central. Lo que quiere decir que si después de un tiempo de negociación no hay nuevo convenio, se aplica el Estatuto del Trabajadores, que en términos salariales significa pasar a cobrar el salario mínimo interprofesional, es decir: 645 euros.
Esta fue una de las principales victorias de la patronal en la aprobación por decreto de la reforma laboral. Una aspiración históricamente anhelada por la patronal más rancia y ramplona y que a partir del 7 de julio de este año se materializará en más de 150 convenios que están bloqueados de forma irresponsable por unas organizaciones empresariales que, lejos de buscar un acuerdo razonable, esperan rédito que recibirán de un marco legal que les regala la ultraactividad pero también el conflicto social.
Porque eso es lo que pasará. El nivel de conflictividad en las empresas crecerá exponencialmente y no tendrá freno hasta que no encontremos una solución que permita preservar el derecho a la negociación colectiva sin la espada de Damocles sobre las cabezas de los trabajadores y las trabajadoras. Por ello, la UGT y CCOO de Cataluña hemos convocado una jornada de lucha el día 23 de Mayo. Una jornada de movilización general en la que los principales sectores afectados harán huelga, pero todos los trabajadores y las trabajadoras de Cataluña estamos convocados a manifestarnos contra la eliminación de una garantía que ha supuesto un ataque frontal al derecho a la Negociación Colectiva.
Matías Carnero
Secretario General Adjunto de la UGT de Cataluña