Adiós al Recurso de Amparo para el ciudadano

Inadmisión del Recurso de Amparo. ¿Una mínima razón?

El ciudadano piensa que el TC es el último bastión cuando se lesionan sus derechos fundamentales y se equivoca. ¿Cuántas veces, el ciudadano de a pie nos Tribunal_Constitucionalequivocamos? Es la ignorancia, nuestra ignorancia, frente a los arcontes, el gobierno de los sabios, de los más capacitados. Ellos acaban creando instituciones complejas, difíciles de entender para el ciudadano simple, sencillo. Su necesidad, su complejidad, es fruto de la razón, de la escasez de medios, del sentido común. Ese sino superior que no todos alcanzamos.

La función del Tribunal Constitucional no consiste en ser la última instancia cuando los derechos fundamentales están en juego. El Tribunal Constitucional es un mundo aparte, otra cosa.

Ejemplo paradigmático, lo apreciamos cuando nuestro insigne Tribunal inadmite un recurso de amparo. De hecho, inadmite la gran mayoría de recursos de amparo de los ciudadanos. Según la memoria del año 2015, solo admitió el 1,02% de recursos. Y es que él no está para cosas mundanas, está en otro nivel, para otras cosas realmente importantes (afirmación que ya advierto se adjetivara de demagógica, porque hay realidades que se desacreditan acudiendo a este concepto tan indeterminado como los propios derechos fundamentales).

 

¿Y cómo inadmite el TC los recursos de amparo? Hay varias causas y motivos, “manifiesta falta de lesión de derechos fundamentales”, “falta de transcendencia constitucional” (esta es una de las preferidas), etc. El problema reside en que uno se sorprende. Y uno se sorprende porque iniciado un procedimiento de derechos fundamentales, y estimado en instancia (declarando lesión de derechos fundamentales); posteriormente resulta desestimado por los Tribunales Superiores interpretando y aplicando la doctrina constitucional, a su buen criterio. Y se acude al TC, por entender que la aplicación hecha no es acorde con la doctrina consolidada por el TC (uno de los motivos que integran el concepto de transcendencia constitucional).  De hecho, para intentar superar la harto difícil barrera de inadmisión uno formaliza la demanda propia del recurso de amparo de forma precisa y extensa.

 

Y surge la sorpresa, nuestro Tribunal Constitucional lo inadmite en media página donde se limita a manifestar estas frases estereotipadas y asertivas ya citadas. Ninguna concreción al caso, ningún argumento con chicha, contenido o pimienta. Nada, aséptico. El justiciable, sencillo y simple, se ha equivocado, innominadamente, desconocido. ¿Para qué una razón más concreta al caso, a qué más argumento?

 

Es cierto que el Tribunal Constitucional exige al Poder Judicial un riguroso test de razonabilidad en sus pronunciamientos, en sus resoluciones judiciales, incluso cuando se trata de resoluciones de inadmisión de una demanda o de un recurso (en las que surgen vertientes de derechos fundamentales). Y lo hace porque entiende que dicho test de razonabilidad integra el contenido del artículo 24 CE, tutela judicial efectiva. Sin embargo, cuando se trata de inadmitir un recurso de amparo, este contenido que se deriva de tal derecho fundamental se diluye, no le vincula, no se aplica. Y es cierto, el Tribunal Constitucional no es la última instancia judicial, ¿cómo ignorarlo? El canon de constitucional dicho no le vincula, no es para él. Ahora bien, si hablamos del contenido de un derecho fundamental, ¿cómo es posible que no se ajuste el TC al mismo, a su propia doctrina?

 

Y uno recuerda aquel aforismo del histórico acervo, “haced lo que yo os diga y no lo que yo haga”. Qué ajustado, qué preciso, qué acierto, ya en lejanos tiempos.

 

Y acabados los regateos retóricos, hay que decirlo claro y alto; cuando menos el ciudadano, el justiciable tiene derecho a que la inadmisión de un posible recurso de amparo venga sujeto a un concreto y sustantivo test de razonabilidad que le permita conocer con precisión los motivos y razones de su inadmisión ajustados a su caso. ¿Acaso el ciudadano no tiene este básico derecho frente al Tribunal Constitucional?

 

Luís Ezquerra Escudero

Responsable AEF del Gabinet Jurídic de la UGT

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

*