Cataluña incrementa la brecha social con los países de la UE

(El Pais) 

La economía catalana, como la española, ha crecido a ritmo envidiable en Europa en los últimos años. Pero lejos de estrecharse, la brecha social de Cataluña respecto a los vecinos de la Europa de los 15 ha crecido. Mientras la UE destina a gasto social una media del 28,3% de su PIB, Cataluña gasta en el mismo concepto un 17,8%. Menos incluso que la media del conjunto de España, del 19,7%.

 

Las cifras corresponden a 2003 y son las más recientes estudiadas por Eurostat, el instituto de estadística europeo. El periodo 1995-2003 revela, además, que la diferencia de gasto social ha aumentado 1,8 puntos entre Europa y Cataluña. La situación cambiaría si se incluyen a los nuevos países incorporados a la UE, pero su menor desarrollo económico distorsionaría la fotografía.

El sindicato UGT de Cataluña, que ha analizado las cifras, cree que la dirección del modelo social que está tomando Cataluña es evidente: va a la baja y aumenta las diferencias respecto a Europa. "Pese a los esfuerzos, el aumento del gasto social no ha acompañado el crecimiento económico ni de la población, y ha dejado de lado el fenómeno de la inmigración. Por eso el porcentaje de los recursos destinados a protección social ha bajado", reflexiona Eva Granados, secretaria de Política Institucional de UGT.

Al margen del indicador que se valore, el gasto catalán continúa a la cola de la UE y acentúa su deterioro respecto al conjunto de los países comunitarios. Tomando, por ejemplo, el gasto social por habitante, descontando el efecto de la diferencia de precios entre países, las estadísticas sitúan el nivel de gasto en el 62,6% de la media europea, en los últimos puestos de la UE y por delante de España y Portugal.

Los peor parados

Granados sostiene que las pensiones y las personas con dependencia son las que han salido peor paradas en este incremento de la brecha social con Europa. "La nueva Ley de Dependencia aprobada por el Gobierno puede empezar a mejorar la situación", matizó.

Aun así, todavía faltan años para recoger los frutos de esta ley, por la que las personas que necesitan ayuda constante por enfermedad o discapacidad permanente podrán recibir del Estado hasta 780 euros al mes para el asistente personal.

Hasta ahora, el Eurostat constata la versión de UGT. La gran diferencia entre Cataluña y Europa se da en pensiones y servicios (residencias, centros de discapacitados, entre otros) donde la diferencia del gasto alcanza los 5,1 puntos del PIB. La menor diferencia se da en las medidas contra la exclusión social (0,2%), mientras que en las ayudas contra el desempleo Cataluña gasta más que la media europea con relación al PIB.

UGT reclama que las administraciones aprovechen el buen momento económico que atraviesa Cataluña para impulsar medidas que mejoren y consoliden el sistema de protección social.

El retroceso en la convergencia social con Europa se extiende al conjunto de España y es especialmente grave en un contexto en el que los sueldos no suben con relación al crecimiento económico.

{moscomment} 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

*