Iberia insiste en su plan de ajuste

En el día de ayer, 19 de noviembre de 2012, han tenido lugar dos reuniones entre la dirección de IBERIA y la representación de los trabajadores de los colectivos de Tierra y TCP, respectivamente.

En cada una de las reuniones, la dirección de IBERIA ha hecho entrega de sendos documentos: “Restructuración Laboral Tierra”, dirigido a los trabajadores de Tierra de la compañía, y “Restructuración Laboral TCP”, entregado a los TCP en la reunión de la tarde, al tiempo que pretendía definir un calendario de negociación del contenido de dichos documentos.  

Las representaciones sindicales han vuelto a exigir la negociación de un Plan de Viabilidad que garantice la integridad de IBERIA y de sus negocios

Tanto el Comité Intercentros de Tierra como el Comité de Centro de Vuelo han rechazado negociar lo que es, exclusivamente, una traslación a cada uno de los colectivos del proyecto de desmantelamiento de IBERIA y sus brutales ajustes laborales.

Resulta evidente que la dirección de IBERIA ignora y desprecia de manera consciente la unánime y reiterada declaración de todos los sindicatos de la empresa, en la que expusimos de forma explícita nuestra negativa a negociar el Plan presentado el pasado 9 de noviembre y que aboca a IBERIA a su desmantelamiento.

Las representaciones sindicales han vuelto a exigir la negociación de un Plan de Viabilidad que garantice la integridad de IBERIA y de sus negocios, y que analice el papel de Vueling, Ibexpress y Air Nostrum en el actual contexto.

Resulta evidente que la dirección de IBERIA ignora y desprecia de manera consciente la unánime y reiterada declaración de todos los sindicatos de la empresa, en la que expusimos de forma explícita nuestra negativa a negociar el Plan presentado el pasado 9 de noviembre y que aboca a IBERIA a su desmantelamiento.

Además, queremos denunciar la contradictoria actitud de los representantes del Gobierno que han pedido a los gestores de Iberia contención y sensibilidad a la hora de aplicar las drásticas medidas que contiene este plan de ajuste, al tiempo que los consejeros de la entidad financiera BFA-Bankia –accionista de referencia de IAG y, en la actualidad, bajo control del Estado– votan a favor del desmantelamiento de Iberia y de cada una de las decisiones de la Dirección de esta aerolínea.

Si, verdaderamente, les preocupa el impacto social del Plan de Iberia y sus potenciales consecuencias sobre la infraestructura aeroportuaria y el sector turístico español, el Gobierno tiene la oportunidad y los instrumentos para demostrarlo a través de los dos representantes de BFA-Bankia en el Consejo de Administración de Iberia.

Lo demás son palabras huecas y buenas intenciones

Comments are closed.