Informe sin precedentes de la ONU sobre la libertad de reunión y asociación

Font: ITUC-CSI

La CSI celebra la publicación de un informe sin precedentes de la ONU sobre el derecho de reunión pacífica y asociación, e insta a los gobiernos a tomar medidas respecto a sus conclusiones. El informe, elaborado por el Relator Especial de la ONU, el eminente abogado keniata, Maina Kiai, se presentará a la Asamblea General de la ONU, en Nueva York, el 20 de octubre.

Foto: ILO/Aaron Santos

En palabras de Kiai, “Nuestro mundo y su economía globalizada están cambiando a la velocidad de la luz y es esencial que las herramientas que utilizamos para proteger los derechos laborales se adapten igual de rápido”. Y añade: “El primer paso hacia este objetivo consiste en borrar la distinción anticuada y artificial entre derechos laborales y derechos humanos en general. Los derechos laborales son derechos humanos y la capacidad de ejercerlos en el lugar de trabajo es un requisito indispensable para que los trabajadores disfruten de una amplia gama de otros derechos, ya sean económicos, sociales, culturales, políticos o de otra índole.
Entre las principales conclusiones del informe, destacan:

Los trabajadores tienen poca fuerza para cambiar las condiciones que blindan la pobreza, alimentan la desigualdad y limitan la democracia;

Millones de trabajadores informales trabajan en cadenas mundiales de suministro, donde se observan algunos de los peores abusos de la libertad de reunión pacífica y de asociación y donde suelen concentrarse trabajadores migrantes; y

La discriminación, los abusos y la relegación a trabajos en lo más bajo de la economía mundial menoscaban la capacidad de las trabajadoras para unirse y formar organizaciones que defiendan sus intereses.

“Felicitamos a Maina Kiai por este histórico informe, que lleva las luchas de los trabajadores y trabajadoras de todo el planeta al corazón de las Naciones Unidas. Gobiernos y empleadores, incluidas algunas de las más conocidas compañías del mundo, están negando el derecho a sindicalizarse y a un empleo digno a millones y millones de trabajadores y trabajadoras. Los gobiernos deben tomar cartas en el asunto y velar por el cumplimiento de estos derechos, poner fin al doble escándalo de la pobreza y la explotación en las cadenas de suministro y estructurar el empleo informal”, afirma la Secretaria General de la CSI, Sharan Burrow.

Trabajadores de México, Honduras, Hong Kong y Suazilandia ofrecerán su testimonio en un evento especial, copatrocinado por la CSI, y el Centro de Solidaridad de la AFL-CIO, entre otros, en Nueva York, el día después de la presentación del informe ante la Asamblea General.

Comments are closed.