Las COMUNICACIONES LEX NET y la INSEGURIDAD JURÍDICA A CARGO DEL JUSTICIABLE.

Lex net no es más que el fruto de las nuevas tecnologías aplicadas a la relación entre el poder judicial y los ciudadanos, en su vertiente judicial. Y acaece que lex net es anteKeepCalm-Lexnet-TICgal-instagram todo una herramienta técnica lo que provoca una necesaria adaptación entre requerimientos que precisa esta herramienta y su adecuación a los principios y exigencias procesales. Y uno se pregunta, ¿esta necesaria adaptación, requerirá un peregrinar desde las instancias judiciales de instancias hasta llegar al Tribunal Supremo?.   ¿Será el justiciable, como viene siendo habitual, el que sufra las consecuencias de  las discrepancias en este proceso de adecuación?.Y se nos presenta ya el primer caso. El art. 162.2 LEC, regula, entre otras cuestiones, el funcionamiento del buzón electrónico a efectos de notificaciones. A ello se apareja la obligación el profesional del derecho de utilizar este medio técnico para recibir y enviar comunicaciones y escritos de las oficinas judiciales.

Y a este buzón personal se envían las comunicaciones de los Juzgados y Tribunales. Esto genera el problema de plazos de envío, recepción e inicio de cómputo de notificación. Se ha puesto en funcionamiento y comienzan a darse los primeros pronunciamientos en sede laboral que ya nos indican la existencia de disparidad de criterios jurisprudenciales, con el consiguiente perjuicio para el justiciable, mero sujeto pasivo entre el legislador y el intérprete del legislador.

Cada profesional tiene la obligación recibir los actos de comunicación por medios electrónicos o telemáticos, tal como establece el 162.1 LEC. A partir de aquí se le envía las comunicaciones a su buzón o destino. Y el destinatario tiene tres días para abrir el buzón y firmar la recepción. En caso de no hacerlo la comunicación consta entregada a partir del tercer día, esto es lo que indica el citado 162.2 LEC.

 

Primera cuestión. ¿Esta previsión es de plena aplicación al ámbito laboral y goza del criterio de interpretación literal?. Es decir, clara, precisa y sin complicaciones.

La respuesta no parece ser clara. Por un lado, la LEC solo opera como norma legal rituaria en el ámbito laboral, en términos supletorios. En lo no regulado por la ley procesal laboral opera la LEC. Ahora bien, el art. 56.5 LRJS, establece que cuando la comunicación sea mediante medios electrónicos o telemáticos se realizará conforme el art. 162 LEC. O sea, que la propia LRJS hace suya esta ordenación de la LEC que ya no opera en sede supletoria, sino como regulación propia.

Ahora bien, esto no empece que pueda haber regulación específica en la LRJS que entre en conflicto con dicha norma general del art. 162 LEC, o bien, que genere supuestos especiales, caso del artículo 60.3 LRJS que habla de fecha de notificación a efectos de cómputo de plazo.

Esta situación ha dado lugar a pronunciamientos contradictorios en nuestros juzgados y tribunales. En Auto del TSJ de Galicia, de fecha 12 de abril del 2016, y Auto de TSJ de Asturias, de fecha 6 de mayo del 2016,  se considera que la fecha de recepción de la comunicación en caso de no abrir el buzón personal en tres días, no opera a partir del mismo, o sea, el cuarto día. Sino, que opera a partir del día siguiente en que fue debidamente enviado al buzón personal del profesional. Este criterio genera una enorme inseguridad jurídica, pues impide la aplicación del régimen general de comunicaciones atendiendo a una especialidad del derecho laboral harto oscura.

El argumento lo hace residir en el artículo 60.3 LRJS, que regula cuándo se computa o despliega los efectos la notificación en términos de plazos: al día siguiente. Supondría ello una regulación especial, propia del ámbito laboral, frente a la regulación del art. 162.2 LEC.

Por el contrario, el Auto del TSJ de Madrid, fecha 10 de junio del 2016, considera que la fecha de recepción o notificación acaece transcurridos los tres días que marca el art. 162.2 LEC. El argumento lo reside en el artículo 162.2 LEC, entendiendo que el artículo 60.3 de la LRJS, fija la fecha de notificación y la computa al día siguiente de la recepción, operando como norma especial frente a la regulación del artículo 151 LEC (que regula también la fecha de notificación), pero no opera frente a la norma del art. 162.2 LEC.

Por su parte, el Auto del TSJ de Andalucía, fecha 19 de mayo del 2016, también aplica el criterio de los tres días, si no se abre el buzón antes. Y para nada cuestiona la plena aplicación al caso del artículo 162.2 LEC, o sea, de la regla general ordenada en la ley de enjuiciamiento civil.

 

Comentario a la cuestión.- En realidad el argumento del TSJ de Madrid parece correcto, aunque quizás habría que centrarlo un poco más. El artículo 162 LEC, no opera con carácter supletorio, sino por remisión expresa del artículo 56.5 LRJS. Este precepto procesal  se refiere a las comunicaciones fuera de la oficina judicial. Se trata, por tanto, de la regulación general u ordinaria en tales casos. Por el contrario, el artículo 60 LRJS, se refiere a supuestos especiales de comunicación.

Y para ciertos sujetos se indica que el lugar de notificación será en sus sedes oficiales, salvo que tengan los medios técnicos necesarios para la notificación mediante buzón electrónico, es decir, especialidad en el lugar de notificación y especialidad en cuanto a la obligación de utilizar el medio electrónico o telemático de notificación, pasando tal obligación a ser potestativa “…Cuando dispongan de los medios técnicos a que se refiere el apartado 5 del artículo 56 de esta Ley, los actos de comunicación podrán efectuarse por aquellos medios”. O sea, que estos sujetos cualificados si poseen los medios técnicos adecuados para ser notificados vía electrónica o telemática podrán ser notificados  por los mismos. No existe una obligación incondicionada, si bien la disponibilidad en la potestad no está clara sea a favor de estos sujetos o de la oficina judicial que notifica. Es decir, que la especialidad parece referirse “prima facie” al lugar de la notificación y a la propia obligación de utilizar los nuevos sistemas electrónicos y telemáticos de comunicación judicial (especialidad para ciertos sujetos).

Por último, cabe reseñar que el artículo 60.3 LRJS, párrafo segundo, distingue entre fecha de recepción y fecha de notificación. Y se limita a aclarar que para los sujetos reseñados, la fecha de notificación se computa a partir del día siguiente de la recepción. Tenemos, pues, que el artículo 162.1 y 2 LEC, regula el acto de recepción. Claro ejemplo de ello es que el 162.1, obliga a que “…los actos de comunicación se efectuarán por aquellos, con el resguardo acreditativo de su recepción que proceda”. Es decir, que se envían las comunicaciones a los destinatarios esperando que estos reciban las mismas y acrediten haberlas recibido. En caso contrario, opera una “fictio iuris”,  hay debida recepción de la comunicación transcurrido el tercer día de espera.

A partir de aquí entra en acción la fase de notificación. ¿Cuándo se computa la notificación?. Y aquí es donde aparece el artículo 60.3 LRJS, la especialidad de este apartado. No regula la fase de recepción de la comunicación, sino la fase de cómputo o realización de la notificación. Esta se entiende realizada al día siguiente de la recepción de la comunicación, así lo indica el propio art. 60.3, recalcando la distinción entre recepción y debida notificación.

Concluyendo, el artículo 162 LEC se dedica a regular la comunicación y su adecuada recepción. Y el artículo 60.3 LRJS, por su parte, regula la notificación en forma, ¡cuándo computa como tal!. Existe, por tanto, una relación de complementariedad estricta; en ningún caso, la relación cabe entenderla de concurrencia conflictiva, sino armónica entre los preceptos indicados.

Al margen de la interpretación  realizada, hay valores superiores que deberían ser considerados en casos como el presente, tal es el de Seguridad Jurídica. La implantación de medios técnicos de la naturaleza que sea  en el ámbito de la justicia y su regulación mediante normas técnicas o jurídicas, genera un proceso de adaptación de los requerimientos y límites técnicos de estos medios técnicos a los requerimientos jurídicos sustantivos, pero este proceso con sus ajustes no deberían recaer en los hombros del justiciable y a su perjuicio, como el caso está aconteciendo.

 

Segunda cuestión. Transcurridos los tres días sin abrir el buzón personal. ¿Cuándo computan los plazos?.

El auto del TSJ de Andalucía, de fecha 19 de mayo del 2016, fija el claro criterio que se desprendía de la normativa. El destinatario que no ha abierto su buzón personal se entiende que lo ha recibido el cuarto día. Y los plazos comienzan a correr a partir del día siguiente, o sea, el quinto día.

 

Luis Ezquerra Escudero

Responsable AEF Gabinet Jurídic.

3 comentaris a “Las COMUNICACIONES LEX NET y la INSEGURIDAD JURÍDICA A CARGO DEL JUSTICIABLE.

  1. Estimado compañero.
    Si pudieras colgar los Autos que citas del TSJ de Andalucía y Madrid, nos harías un favor a todos a la hora de impugnar los Autos que indican la doctrina equivocada.
    Gracias

    • Hola Carlos,

      le he pasado nota al responsable para ver si podemos subir dicha información,

      gracias por tú interés.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

*