Resum del col·loqui: Treballs saludables a cada edat

healthy-workEl pasado 25 de Octubre de 2016 la UGT de Catalunya en colaboración con la Campaña Europea 2016-2017 “Trabajos saludables a cada edad” realizó un coloquio con la participación del Dr. Xavier Orpella, médico del trabajo y responsable de salud laboral de BSA, y Miguel Ángel Sánchez Crespo, representante de los trabajadores de la empresa SEAT, que dieron diferentes perspectivas desde su visión teórica y práctica.

El coloquio se proyectó con el objetivo de dotar los delegados y delegadas de prevención de herramientas y de los recursos necesarios para afrontar el tema del envejecimiento de la población trabajadora en las empresas.

El envejecimiento demográfico, unido al retraso de la edad de jubilación, hace indispensable la calidad de las condiciones de trabajo, y más cuando la Estrategia Europea 2020 estableció el objetivo de aumentar la tasa general de ocupación de los europeos de entre 20 y 64 años del 69% al 75% para el año 2020, como máximo (Eurofound).

La Agencia Europea de Seguridad y Salud al Trabajo identifica el colectivo de trabajadores mayores como grupo de interés prioritario, puesto que la población activa está cada vez más envejecida o se verá afectada por diferentes problemas si se ve obligada a aumentar la duración de su vida laboral. En este contexto, unas buenas condiciones de trabajo son especialmente importantes y tienen que ser garantizadas desde el punto de vista de la seguridad y la salud al trabajo. Este hecho beneficiaría tanto a las personas trabajadoras y a las empresas como a la sociedad en su conjunto.

El coloquio se inició con la intervención de Núria Gilgado, secretaria de Política Sindical Cataluña, quien comentó los principales objetivos de esta campaña de la Agencia Europea para la Seguridad y Salud al Trabajo compartidos también por la UGT:

– La promoción el trabajo sostenible y el envejecimiento saludable desde el inicio de la vida laboral.

– El evitar los problemas de salud a lo largo de la vida laboral.

– Facilitar vías para que empresarios y las personas trabajadoras gestionen la seguridad y la salud ocupacional en el contexto de una población que envejece.

– Y el fomento el intercambio de información y buenas prácticas.

Los ponentes Dr. Xavier Orpella y Miguel Ángel Sánchez Crespo coincidieron en que la edad por la que se define a un trabajador como persona mayor varía mucho si hablamos de su edad cronológica, de su edad genética o de la edad del individuo según las condiciones que le rodean; medio ambiente, contaminación, hábitos propios tóxicos, hábitos saludables, etc. y que influyen en sus características. Así podemos hablar de personas de 65 años que por su genética no han padecido patologías y que por sus características físicas, morfológicas y su estado de salud son definidos como jóvenes, aunque socialmente estén a punto de jubilarse. Y otras personas de menor edad cronológica consideradas más mayores por sus características físicas, hábitos alimenticios, falta de ejercicio y otros factores influyentes de su medio o genética.

Xavier Orpella desde el punto de vista del mundo sanitario, habló de la dificultad en muchas empresas de gestionar el envejecimiento de las personas trabajadoras. Puso como ejemplo el sector sanitario donde no está habiendo relevo generacional. Por ejemplo, él realiza estudios en su empresa, y ha constatado que cada año, su empresa envejece un año más. Esto está en línea con la participación de  Afra Blanco, portavoz de Avalot-UGT de Catalunya que realizó una disertación sobre la dificultad de los jóvenes para acceder al mercado de trabajo y que ello conlleva la falta de relevo generacional.

Miguel Ángel Sánchez Crespo lamentó que la experiencia laboral de los trabajadores de edad más avanzada no se valore  y las empresas opten, favorecidos por las reformas laborales, por su sustitución por trabajadores que cobran menos y con menor formación y experiencia. Todos los participantes estaban de acuerdo en que prima aún el interés económico de la empresa sobre el coste del trabajador que el valor de la persona como recurso humano.

Xavier Orpella hizo referencia a las consecuencias físicas del envejecimiento y como los trastornos músculo-esqueléticos conjuntamente con las dolencias crónicas y la mayor aparición de cánceres afectan clínicamente a los trabajadores de edad más avanzada. Todos estos factores físicos agravados por los cambios psicosociales que se producen de manera más acusada a ciertas edades, convierten a los trabajadores de edad avanzada en trabajadores especialmente sensibles a los que es necesario adaptar el lugar de trabajo tal y como establece la Ley de Prevención de Riesgos Laborales en su artículo 25. Pero depende de cada caso, y por tanto, se debe adaptar el puesto de trabajo y aplicar medidas preventivas según las necesidades individuales de la persona especialmente sensible, independientemente de su edad.

Miguel Ángel Sánchez Crespo relató su experiencia sindical en SEAT y las negociaciones que realiza en la comisión de puestos protegidos donde se estudian los casos de los trabajadores sensibles de la empresa. Así mismo, explicó las medidas que proponen a la empresa como representantes de los trabajadores para recuperar trabajos con poca carga física que se habían externalizado de la empresa y que por sus características pueden ocupar trabajadores especialmente sensibles.

El debate finalizó con la intervención de parte del público que realizó la exposición de sus casos particulares según sus sectores como el de la construcción o el de los geriátricos.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

*