Trabajo calcula que los salarios subirán alrededor de un 2,7%

5diasLa Seguridad Social está metida en un 'círculo virtuoso' que está permitiendo al Gobierno 'hacer más política social y que, al mismo tiempo, los excedentes del sistema sean lo que más crece'. Así de optimista se mostró ayer el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, al presentar las cuentas de su departamento, que por décimo ejercicio consecutivo estarán en números negros. En concreto, el Gobierno espera que la Seguridad Social obtenga en 2008 un superávit de 8.000 millones de euros. equivalente al 0,65% del PIB.

Dicho esto, y al igual que viene ocurriendo en los últimos años, Granado confió en que, en 2007 y 2008, el superávit final del sistema supere con creces esta previsión inicial. De hecho, en el presente ejercicio podría alcanzar el 1,2% del PIB.

Esta desviación al alza de los excedentes se produce porque los técnicos de Trabajo utilizan para elaborar los presupuestos parámetros 'demasiado prudentes', según Granado, que luego siempre son superados por la realidad de una mayor creación de empleo.

Estos mismos criterios de prudencia han sido utilizados para calcular los ingresos de la Seguridad Social en 2008, ya que sus técnicos estiman que las bases medias de cotización, equiparables prácticamente con los salarios medios, crecerán un 2,7% el próximo año. Este porcentaje es levemente inferior a la subida retributiva del 2,8% registrada hasta ahora en los convenios de 2007.

Las previsiones de creación de empleo también han sido comedidas: estiman que el número de cotizantes aumentará un 2,2% (400.000 nuevos empleos), frente al actual ritmo de crecimiento de los afiliados del 2,9%.

Con todo ello, se recaudarán 104.615 millones de euros por las cotizaciones sociales y se gastarán 104.089 millones en protección social. Dentro de este capítulo de gasto, que supone el 89% del total, las prestaciones de maternidad y paternidad son las que registran un mayor incremento, del 30%, hasta sumar 529,5 millones de euros. Si bien, Granado reconoció que este gasto aún no alcanza la media de la Unión Europea, donde estas ayudas representan entre el 4% y el 5% del gasto total en protección social, frente al 3,8% que representa en España.

No obstante, este gasto se verá incrementado probablemente en otros 150 millones, tras el pacto para aumentar a 3.500 euros la ayuda a las familias monoparentales y a las numerosas. Según Granado, deberán ser las comunidades autónomas las que definan que reconozcan la situación de familia monoparental, 'aunque la Seguridad Social adoptará medidas de control para evitar los fraudes', dijo Granado. Y añadió que a final del año el 60% de los padres con derecho a permiso de paternidad lo habrán solicitado.

El otro esfuerzo de gasto se lo llevarán las pensiones mínimas, que crecen entre un 5% y un 6,5%; en especial las de viudedad con cargas familiares, que subirán un 22,3% y afectarán a entre 15.000 y 20.000 personas.

En cualquier caso, Granado explicó que estos aumentos de gasto en protección social por las últimas medidas del Gobierno se verán compensados, por un lado, por una mayor aportación del Estado a la Seguridad Social, cuyos pagos ascenderán en 2008 a 6.858 millones, un 49% más que en 2004. Y, por otro lado, por un mayor control del gasto en incapacidad temporal, que permitirá ahorrar 1.000 millones de euros y mantener bajo control la prestación, con un crecimiento del 5,5%.

700 millones para el empleo de mayores de 59 años

 

Los Presupuestos Generales del Estado para 2008 recogen por segundo año una nueva rebaja de cotizaciones: los empresarios verán reducida un 40% la cuota social que pagan por sus trabajadores mayores de 59 años, con una antigüedad de más de cuatro años en la empresa.

Esta medida se une a las rebajas de cotizaciones vigentes del 50% por los trabajadores que han cumplido 60 años; un recorte del 60% por los que tienen 61 años; y del 70%, 80% y 90% por aquellos que cuentan con 62, 63 y 64 años, respectivamente. Además, los empresarios seguirán sin pagar ninguna cotización por sus trabajadores mayores de 65 años que sigan en sus puestos de trabajo más allá de la edad de jubilación.

Estas rebajas de cuotas supondrán un gasto de 225 millones de euros, a los que habrá que sumar otros 475 millones de euros en bonificaciones a la contratación de mayores. En total, el Gobierno espera gastarse 700 millones en fomentar que los mayores de 59 años permanezcan en sus puestos de trabajo el mayor tiempo posible, de forma que se consiga elevar la edad media de jubilación -fijada ahora en 63,5 años- y, por lo tanto, sigan aportando sus cotizaciones al sistema y retrasando el cobro de su pensión. Con ello se contribuirá a mejorar la viabilidad futura del sistema de pensiones. El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, destacó ayer también otras medidas que sanean las cuentas del sistema, como es el caso de que este organismo 'se ha quedado limpio de créditos con cualquier agente externo', tras saldar los préstamos que tenía. Además, los responsables de Trabajo esperan que la tasa de morosidad del sistema se reduzca hasta el entorno del 1%.

{mxc} 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

*